¿Dónde alojarte si estudias inglés en el extranjero? Pros y contras

¿Dónde alojarte si estudias inglés en el extranjero? Pros y contras
¿dónde-alojarte-si-estudias-inglés-en-el-extranjero-pros-y-contras

Determinar dónde te alojarás durante tu estancia académica es una de las decisiones más importantes que deberás tomar, ya que la experiencia seguro que cambia según la opción elegida. ¿Qué alojamiento sería más beneficioso para complementar tu curso de inglés en el extranjero: una residencia estudiantil, una familia autóctona o los apartamentos compartidos? Sabemos que no es una decisión fácil, y por ello queremos desvelarte los pros y los contras de cada opción.

Alojamiento con una familia inglesa

¿Qué te parecería pasar unas semanas o meses con una familia local? Esta opción también, conocida como ‘homestay’, consiste en convivir con una unidad familiar, que pueden ser parejas, personas solteras o matrimonios con o sin hijos. Dispondrás de una habitación propia (individual o doble) y podrás elegir entre sólo alojamiento, alojamiento con desayuno, media pensión y pensión completa.

¿Pros? Tus habilidades idiomáticas mejorarán con mayor rapidez gracias a la inmersión total, al contacto permanente con la cultura, y a las costumbres y el idioma del país extranjero. Asimismo, las agencias seleccionan cuidadosamente a las familias de acogida, que suelen estar compuestas por personas amistosas, flexibles y de mentalidad abierta, lo que garantiza unas óptimas relaciones sociales. ¿Contras? Si bien a veces es una de las opciones más económicas, el alojamiento familiar no incluye necesariamente el uso de la cocina y determinados electrodomésticos. Además, ciertos estudiantes pueden ver limitada su libertad, ante la obligación de ajustarse a los horarios de los propietarios.

Residencias de estudiantes

El alojamiento en residencias estudiantiles es una oportunidad inmejorable para sumergirse en un ambiente juvenil y cosmopolita. Los complejos son modernos, están perfectamente equipados y suelen ubicarse en el mismo centro de estudios o en sus inmediaciones. Se te asignará una habitación individual o doble con baño e inodoro y compartirás la cocina y la sala de estar con otros residentes, así como sus servicios (lavadora, TV y Wi-Fi, entre otros).

¿Pros? Es una opción ideal para aquellos estudiantes que quieran una gran independencia y prefieran convivir con chicos y chicas de su misma edad, lo que fomenta las relaciones interpersonales entre estudiantes y la posibilidad de hacer nuevas amistades. Asimismo, si no tienes un nivel demasiado alto, es una forma excelente de practicar el ‘speaking’ y perder la vergüenza a hablar en público. ¿Contras? Vivirás en un entorno donde no todos serán hablantes nativos, lo que puede ralentizar el aprendizaje. Las plazas son escasas en algunos destinos y a menudo se exige depositar una fianza que podremos recuperar al finalizar la estancia.

Otros alojamientos

Los hostales, los albergues juveniles, pisos compartidos y otros alojamientos alternativos también están a disposición de los estudiantes. Todos ellos disponen de cocina, baño y otros servicios básicos. Debes saber que la escuela en cuestión no se ocupa habitualmente de gestionarlos, dado que sólo administran pisos compartidos, residencias, casas de familias y, en algunos casos, hostales.

¿Pros? Todos ellos garantizan un alto grado de independencia, con flexibilidad horaria y compañeros en nuestra misma situación. Asimismo, aquellos jóvenes con un presupuesto limitado pueden encontrar un verdadero salvavidas en estas opciones. ¿Contras? A largo plazo pueden no ser alojamientos tan asequibles como se esperaba, dado que el estudiante tendrá un mayor número de obligaciones (gestión y preparación de alimentos, limpieza, etc.), sin mencionar la convivencia con personas con personalidades muy opuestas a nosotros.

Si tienes en mente estudiar unos meses en el extranjero, tanto el alojamiento familiar como las residencias estudiantiles son altamente recomendables; no obstante, cuando acumules experiencia, tengas amistades y conozca bien la ciudad, es conveniente buscar un piso compartido para reducir tus gastos. Con independencia del tipo de alojamiento que escojas, debes tener en cuenta que el precio, los servicios y otros aspectos no se ajustan a estándares internacionales. Una habitación en Liverpool, por ejemplo, puede no tener las mismas exigencias que otra en MaltaDublín o Glasgow, por lo que deberás informarte lo mejor posible de estos y otros detalles. ¡Anímate! ¿Qué opinas de estas opciones de alojamiento? ¡Compártelo con nosotros!

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*